viernes, 15 de junio de 2007

Una de calamares

Pues si, a quién le importan los elefantes o las tortugas existiendo los calamares. Alguien tenía que poner orden en este blog y dar a la gente lo que pide… ¡calamares!
Porque hay que ser muy raro para que no te gusten los calamares (véase Gonzo), joder, si le gustan hasta a Lolo, y eso son palabras mayores. Siempre me he preguntado porque el bocata de calamares es tan típico de Madrid, el Manzanares no tiene caudal suficiente para albergar a los calamares gigantes radioactivos que podríamos esperar de sus aguas infectas. Pero bueno, lo cierto es que independientemente del origen de la materia prima, el bocata de calamares madrileño es una delicia que la mayoría de los mortales sabemos apreciar.




Además, la anatomía del calamar es increíble: tienen tres corazones, pueden medir hasta 14 metros, y son poseedores del ojo más grande del reino animal. Creo que la evolución siguió un camino equivocado en nuestro planeta, hoy en día los calamares inteligentes bípedos y con múltiples tentáculos serian los amos del universo. Pero en fin, no quiero hablar mas de la fascinante biología del calamar, que para hablar de invertebrados deliciosos (y que igualmente no le gustan a Gonzo) podría hablar de los pulpos, que tienen dos cerebros y la capacidad de regenerar sus órganos cual porrista. Tampoco quería hacer un Top 5 de calamares, ya que hay uno que les patea el culo a todos.

Yo quería hablar de un planeta en donde la evolución siguió el camino correcto, que no es otro que Mon Calamari, y de su hijo prodigo, el Almirante Ackbar. Y es que no es simplemente obsesión lo que siento por Ackbar, es una profunda y sentida admiración, e incluso podría llegar a hablar de amor. Lo que consiguió el Almirante en un solo día, dirigiendo a la Alianza Rebelde en su triunfo frente al Imperio, es algo que no puede tomarse a la ligera. La destrucción de la segunda Estrella de la Muerte, la redención de Anakin Skywalker y la muerte del Emperador Palpatine, serian impensables sin el liderazgo del valiente guerrero conocido como Almirante Ackbar.


Según la wookipedia, Ackbar fue capturado por el Imperio en su planeta natal, y hecho esclavo del gran Moff Tarkin, del cual aprendió todos los secretos sobre la dirección de grandes flotas estelares, y tras su rescate por las fuerzas de la Alianza, pronto fue proclamado el Comandante Supremo de la flota rebelde. Durante la Batalla de la 4ª luna de Endor, fue el primero en darse cuenta de la trampa que el Imperio les había tendido, “It’s a trap” es una de las frases mas celebres de toda la saga, y aunque durante unos instantes pareció optar por la retirada, opción lógica en ese momento, supo esperar y conseguir la victoria definitiva. Mucha gente podrá preguntarse quien disparo primero, si Greedo o Han Solo, pero yo me pregunto por qué razón George Lucas eligió a un calamar como el héroe que lideraría la victoria sobre el Imperio. Yo creo que más que otra cosa, viene a significar que frente al lado oscuro, lo importante es la unión de todos, sin importar si eres humano, homosexual o un calamar.



Lo cierto es que no soy el único que admira al admirable Almirante Ackbar, ya que las referencias a través de la red a uno de los alienígenas más míticos de Star Wars son innumerables. Desde canciones hasta el trailer de su propia película
.

Larga vida a Ackbar!

Bartman

5 comentarios:

Gonzo! dijo...

¡Gran texto, Bart!

Yo una vez en la Plaza Mayor, en un puesto de Navidad, vi un bocata de mierdas de plástico con un cartel que ponía "bocata de calamares". ¡costaba 200 pts!¿por qué nadie me cree?

Anónimo dijo...

¡Ay pero qué friki que sigues siendo!
Desde luego que no defraudas. Yo antes pedía muchos calamares (y sepia, y pulpo...) pero desde que estoy en el extranjero, me he llevado alguna que otra decepción... Con lo que, sólo en sitios de confianza...

Y como bien dices...









Larga vida a Ackbar!

MARANTA

Alberto dijo...

gonzo, lo de tu bocata no se lo cree nadie... todo mentira, al igual que los pajaros verdes de 2 metros de altura.

y maran.. pues ya sabes, cuando vuelvas caen unos bocatas de calamares en la plaza mayor

bartman

Anónimo dijo...

los bocatas de calamares de madrid no valen dos duros si los comparas con los de "el calamar bravo".

Anónimo dijo...

Il semble que vous soyez un expert dans ce domaine, vos remarques sont tres interessantes, merci.

- Daniel